ventas@micom.mx   333 333 7387   (+ 52) 33 1089 9933

Buenas Prácticas en Instalaciones de Cableado Estructurado

En instalaciones de cableado estructurado, es indispensable conocer las normas y estándares aplicables, así como las mejores prácticas de instalación que se van aprendiendo en base a la experiencia, para asegurar un trabajo de calidad y llevar a cabo un proyecto de cableado de manera exitosa.

Tener en cuenta las buenas prácticas de instalación, manipulación o almacenaje, les permitirá evitar errores que pueden costar mucho dinero. Esto aplica para cada tipo de cable, ya sea cobre o fibra óptica, así como todos los componentes adicionales.

Algunas de las buenas prácticas típicas son las siguientes:

  • Dejar holgura: se recomienda dejar un sobrante de cable,   mínimo de 30 cm en el área de trabajo (nodo) y un mínimo de 3 metros en el cuarto de telecomunicaciones; con ello podemos trabajar de mejor manera y soportar errores en las conexiones.
  • Identificación y etiquetado: identificar todos los componentes, tanto en el área de trabajo como en el cuarto de telecomunicaciones; con ello podemos resolver problemas de manera más rápida y eficiente.
  • Agrupar los cables de cobre UTP, F/UTP o S/FTP de acuerdo a la Norma TIA-TSB-184ª. Cada categoría de cable, calibre, construcción, canalización y aplicación, cuentan con un rango diferente al momento de agruparlos en ‘mazos’.
  • Respetar el radio de curvatura: el radio de curvatura (lo máximo que se puede doblar) de un cable de cobre UTP, F/UTP o S/FTP es 4 veces su diámetro, el cual puede encontrar  en la hoja de especificaciones del fabricante. Para fibra óptica es recomendable revisar la hoja de especificaciones del fabricante.
  • Instalar los cables de cobre o fibra óptica en el ambiente para el cual fueron fabricados, interior o exterior, o de acuerdo a su construcción para soportar fuentes de calor, ruido electromagnético o radiofrecuencia, humedad, etc.
  • No utilizar productos químicos para la instalación de los cables, y evitar una fuerza mecánica de tensión superior a lo recomendado por la hoja de especificaciones del fabricante. En cobre típicamente es una tensión máxima de 110 Newtons (25 lb/ft).
  • No hacer empalmes en cables de cobre.
  • Evitar el uso de paneles de fibra óptica ‘abiertos’, el polvo es de los principales problemas que afectan la transmisión en enlaces ópticos.


Sencillas prácticas como las anteriores, y siguiendo el cumplimiento de normas y estándares nos ayudarán a garantizar instalaciones correctas, mejorando la vida útil de los componentes, contando con un proyecto más rentable y una buena experiencia por parte del usuario.